Los aromas influyen de manera sumamente importante en nuestras emociones

marketing olfativo cleanplanet

Los humanos somos capaces de distinguir muchísimos olores y recordarlos.  Tenemos sorprendente capacidad de memorizar olores y, tras ello, relacionarlos con situaciones que hemos vivido. Todo esto nos lleva a afirmar que el olfato tiene un potente efecto sobre nuestro subconsciente.

Teniendo en cuenta todo esto, no nos sorprende que las marcas deseen dejar huella en la mente de los consumidores, recurriendo a los olores.

Secreto de marketing olfativo, las 10 ventajas de usar las esencias con el propósito de reforzar la imagen de marca:

El 80% de la publicidad es visual, mientras que el 75% de las sensaciones cotidianas son influenciadas por el olfato.
En un mercado en el que los individuos están preparados para escoger productos y marcas racionalmente, nuestro objetivo es provocar sensaciones que generen un efecto positivo en la persona.

Usar aromas asociados a la marca activa la memoria del olor y, por consiguiente, la buena experiencia vivida con la marca (ya sea en el establecimiento o con el propio producto), por lo que es muy probable que la recordemos.
Es importante señalar que recordamos un 2% lo que oímos; un 5% lo que vemos y un 35% lo que olemos.

Crear el ambiente deseado y conseguir las sensaciones previstas, consiste en idear un entorno de luces, colores y espacios que transmitan aquellos valores planificados y en línea con la identidad de la marca. Todo ello es un conjunto al que añadiendo el olor que lo refuerce, se apoya la idea y se consigue una inmersión total en el imaginario de la marca que cuenta una historia y hace partícipe al cliente.

En este sentido, inconscientemente el cerebro relaciona olores con cosas o ideas de manera que podemos usar deliberadamente algunos ingredientes con tal de reafirmar la marca en su filosofía e introducirla “discretamente” en la mente del consumidor.

En la medida en que existe coherencia entre los valores representados por el olor y la realidad construida en el mundo de la marca, se determina la marca a través de todos estos ítems que la encarnan.

Se trata de escoger un camino alternativo que se integre totalmente con el alma de nuestra marca y que a la vez, sea único entre competidores.

En la medida en que con el olor les ofreces una experiencia, se establece una relación. Este vínculo psicológico cala en el subconsciente creando un deseo instintivo por volver a esa experiencia agradable. Las marcas con contratipos personalizados fidelizan un 30% más que las que carecen de él.

Los aromas despiertan sentidos del cerebro gracias al sistema límbico, que dirige la conducta humana con respuestas emocionales. Estas reacciones se traducen en recuerdos que forman parte del aprendizaje, ayudan a la memoria y alivian la tristeza.

Está demostrado que las personas permanecen más tiempo en aquellos espacios que huelen bien, diversos estudios demuestran que los clientes pasan en promedio un 15,6% más de tiempo.

El olfato es un elemento esencial de las relaciones y, si cada persona tiene su propia “marca química” (su olor), las marcas también tienen motivos para tener un contratipo, de la misma manera que tienen personalidad e historia. De esta manera, serán capaces de enamorar a sus seguidores, que verán acentuada su predilección por ella.